Mis pies se van de boda

Lunes, 11 junio, 2012

Hoy va a ser un lunes “durillo” porque este finde hemos estado de boda y la vuelta a la realidad es muuuy dura.

Hay que felicitar a los novios, Mireia y Josep Maria, por preparar un evento tan diferente a la típica boda. La ceremonia fue en medio del bosque, los invitados estábamos sentados en troncos de árboles cortados, sobre un suelo de pinaza y flores… Romántico y personal, me sentí transportada a la boda de la película “crepúsculo”.

Boda de Bella y Edward en la saga Crepúsculo

Aunque la novia nos había avisado del peligro de llevar tacones en el bosque, la mayoría desoímos su consejo: los vestidos no lucen igual sin ellos! Por suerte, tengo algunos trucos para evitar los efectos colaterales de mis sandalias altas…

Cuando empiezo a maquillarme (es decir unos 15 minutos antes de salir) me pongo los zapatos definitivos sin medias. Así, me estoy un ratito con ellos. Cuando ya es la hora, me saco los zapatos y miro las zonas enrojecidas por el roce, y justo allí aplico Compeeds.

A veces se me olvida, y me encuentro sin tiempo para “testar” los zapatos. Solución: me saco las medias, me pongo los zapatos y doy un par de saltos. Es un sistema curioso, lo sé, pero consigue resaltar los puntos de fricción con el zapato.

Publicidad de Compeed

Compeed tiene varios formatos de apósitos (que es la manera genérica de decir “tirita”): Unos son para la parte posterior del talón, otros más pequeños para los deditos. Estas pequeñas maravillas curan las ampollas una vez ya te han salido, y funcionan (doy fe), pero yo los aplico de manera preventiva donde sé que acabarían saliendo.

Este finde no encontré Compeeds en la farmacia (pánico!!!), y a regañadientes me llevé estos otros apósitos anti-ampollas del Dr. Scholl:

Dr. Scholl Apósitos Anti-Ampollas

Pues sorpresa! Resulta que van igual de bien que los compeeds, aunque son diferentes: tienen una zona muy dura para la ampolla o rozadura, y el resto del apósito es más fino. Por si os preguntáis si son más económicos… pues no, igual de caros: cada apósito te sale por casi 1 €.

Otro lujo para mis pies que nunca falta en fiestas son las almohadillas de gel.

En la última caja de Glossybox (esas cajitas rosas de cosméticos que envían a casa por 10 € al mes) me llegaron las de Kiwi Shoe Passion, las he probado este finde y van muy bien, se aplican en el zapato en la zona de la planta del pie y es como andar encima de pequeñas nubes!

Kiwi Shoe Passion planta pie

De qué sirve un vestido precioso, un maquillaje divino y tu perfume favorito cuando te duelen los pies? De nada. Estas soluciones no son baratas, pero continuarán en mi neceser antes de cualquier celebración. No estoy dispuesta a sufrir de pies y perderme el baile. Así que sin dolor… y a disfrutar!

A bailar sin miedo : )

Etiquetas:

Comentarios

  1. sanbarjuez
    Miércoles, 20 junio, 2012 a las 11:24

    En la última boda a la que fui, una amiga me contó un truco para el mismo problema.
    Se trata de colocar entre los zapatos y la planta del pie una compresa, sí, sí, con su bolsita y todo, y si es con alas mejor.
    Yo la verdad, es que no me atreví a probarlo y usé mi semi-truco de siempre, que son los zapatos de repuesto, pero visto lo visto, tenía que comentarlo ;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*