Mascarillas caseras para la cara

Lunes, 10 septiembre, 2012

¿Por qué gastarte mucho dinero en mascarillas cuando puedes prepararlas tú misma en casa? Abre la nevera de tu cocina y sorpréndete con éstas recetas fáciles y divertidas sin salir de casa. ¡Esto sí es Low Cost!

Es un plan perfecto para compartir entre amigas

Si tienes la piel seca o deshidratada resulta muy útil la mascarilla de aguacate que suaviza y nutre la piel. Sólo tienes que mezclar la pulpa de un aguacate con aceite de oliva hasta conseguir una pasta homogénea y dejarla 15 minutos sobre la piel del rostro. Después aclara con agua tibia y notarás la piel más elástica y comfortable. Lo mejor es aplicar una buena crema nutritiva tras la mascarilla para completar el ritual.

Si tienes la piel mixta (es decir, con brillos en frente, nariz y barbilla y el resto del rostro más bien seco) puedes probar una mascarilla a base de huevo y yogur. Es muy sencillo:

1- Casca un huevo y separa la yema de la clara. Pon la clara del huevo en un bol.
2- En este bol, añade una cucharada sopera de yogur natural. La mejor opción es el yogur natural griego, aunque cualquier yogur natural servirá. Ojo no sirven los yogures de sabores.
3- Mezcla bien y voilà! Ya tienes mascarilla.

Aplícala sobre la piel del rostro con cuidado de no mancharte y déjala sólo un par de minutos. Después retira con agua tibia y notarás la piel más limpia, fresca y suavizada. 

Si tienes la piel grasa, nada más purificante que una mascarilla astringente de limón. Mezcla bien una cucharada sopera de jugo de limón con 2 cucharadas de miel y 1 clara de huevo. Déjalo sobre tu piel sólo 10 minutos, no más.

Recuerda que el limón contiene ácidos naturales y puede irritar la piel, no excedas la cantidad de jugo de limón ni el tiempo de aplicación. Si quieres estar más segura, prueba la mascarilla primero en la piel de la mano.

Si no tienes limón, puedes sustituirlo por zumo de fresas (con sus pepitas que exfoliarán las células muertas).

Si tienes puntos negros o granitos, recurre al licopeno, es decir…¡el tomate! Sí, con un tomate y sal gorda puedes realizar una exfoliación profunda que eliminará los puntos negros. Aquí tenéis un ameno vídeo demostrativo:

 Estas recetas son las que yo he probado, ¿Conocéis otras vosotras? ¿Cuáles os funcionan?

Etiquetas: , mascarillas

Comentarios

  1. Maite
    Lunes, 10 septiembre, 2012 a las 17:12

    Creo que probaré la del tomate! La necesito!

  2. Cristina Pérez
    Viernes, 10 enero, 2014 a las 5:29

    Hola, me parecen muy buenos los exfoliantes que propones, pero tengo una pregunta, es posible reemplazar la sal gorda por sal marina en el exfoliante de tomate?

    • BELLE-A-PORTER
      Martes, 4 marzo, 2014 a las 19:40

      Hola Cristina

      Gracias por tu comentario. ¡Por supuesto que puedes sustituir la sal gorda por sal marina! Al final, de lo que se trata es de “rascar” y las dos partículas cumplen con esta función.

      Saludos
      Sílvia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*