Escote divino

Miércoles, 1 agosto, 2012

Son pocos, muy pocos, los momentos en vacaciones en los que tapamos completamente el escote. En bañador, vestido de fiesta o top veraniego, el escote se muestra de manera natural y sin recato. ¿Pero lo cuidamos lo suficiente o dejamos su belleza al azar?

Confiesa, después de la mirada… ¿en qué te has fijado?

En mi última visita a la dermatóloga quedé sorprendida por la siguiente acusación “La piel de tu escote aparenta 10 años más que la piel de tu cara”. Lo terrible no fue su atrevimiento, sino la verdad de su sentencia.

Desde los 25 años trato con esmero la piel de mi rostro, pero de barbilla para abajo siempre lo he considerado “el cuerpo”, un nivel inferior dentro de la jerarquía de cuidado. ¡Error! Ahora sé que la piel del cuello y el escote es igual de delicada que la piel del rostro y aunque se vea sometida a menos agresiones externas, requiere la misma atención.

Para evitar el aumento de signos de envejecimiento en esta zona del cuerpo, me he obligado a cumplir 2 máximas:

1- En mi rutina diaria de belleza, prolongar la crema facial en cuello y escote.

Aunque existen cremas específicas para esta zona, sus necesidades de hidratación son las mismas que las del rostro. Hay que tener en cuenta que la piel del escote suele ser un poco más seca que la del rostro, por lo tanto evita cremas matificantes o sebo-reguladoras.

Si ya has cruzado la barrera de los 40, quizás te interese un plus de firmeza. Puedes conseguirlo aplicando un sérum específico como Upgrade de Sensilis, muy fresco y de rápida absorción, pero no olvides la crema posterior!

Cuida la piel de tu escote y evita la aparición de arrugas y manchitas.

2- En verano, siempre, siempre, usar factor de protección alto.

El sol es el principal motor de envejecimiento de la piel, y esta zona del cuerpo es muy sensible a la hiperpigmentación. Soy de la opinión que los tratamientos despigmentantes hay que evitarlos en verano para no fragilizar la piel, por eso esperaré a la vuelta de vacaciones para empezar el cuidado anti-manchas.

Por supuesto a efectos prácticos necesito embellecer la zona ¡ya! Así que, a parte de los cuidados, realzo la piel del escote con cosméticos de efecto inmediato.

Los aceites iluminadores con pigmentos dorados dan brillo y jugosidad. Prueba el de Polysianes o el de Nuxe, son deliciosos! Y te sirven también para dar esplendor a tu cabello.

Un truco de experta: si aplicas polvos terracotta o bronceadores en las clavículas crearás un efecto bronceado muy favorecedor. El de Guerlain es mítico y existen varios tonos, para pieles más claras, medias u oscuras.

Los polvos terracotta son un auténtico aliado de belleza en verano

Si además quieres ganar (virtualmente) una talla, date un toque oscuro con autobronceador en el esternón. Si no eres amante de autobronceadores, un maquillaje de tono más oscuro también creará el mismo efecto.

Resaltar el escote es sensual, rejuvenece y da protagonismo a una zona que, ya sabemos, está siempre en el punto de mira. Palabra de honor.

Etiquetas: escote

Comentarios

  1. Maite
    Jueves, 2 agosto, 2012 a las 15:56

    Pues yo confieso que en lo primero que me he fijado es en las pulseras!!! Buen post y muy cierto que el escote es el grandísimo olvidado.

    • BELLE-A-PORTER
      Domingo, 12 agosto, 2012 a las 17:42

      Hola Maite, ¿Por qué no haces el siguiente experimento? Enséñale la foto a tu marido y después pregúntale el color de las pulseras. Ji. ji… Apuesto a que no se acuerda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*